DIRECTORIO

DEL SECTOR ALIMENTARIO

Nutrición y Salud

Qué es la dieta macrobiótica y cuáles son sus beneficios en la salud

Por: Noticias de la Ciencia y Tecnología

 

La dieta macrobiótica es más que una dieta en sí, se trata de una filosofía nutricional iniciada por el japonés George Ohsawa que tiene por objetivo alcanzar una alimentación sana, nutritiva y equilibrada.

En la dieta macrobiótica no solo es importante qué alimentos se consume, sino conseguir a través de estos un equilibrio entre bienestar y salud. El término macrobiótica hace referencia a dos palabras: macro y bio. Macro es grande, mientras que bio es vida. De este modo, la filosofía macrobiótica va más allá de una simple dieta en la que se priorizan unos alimentos sobre otros, es todo un proceso en el que las personas debemos aprender a desarrollar nuestro potencial y conocer nuestro cuerpo.

Cuáles son los alimentos más comunes en la dieta macrobiótica

Los alimentos sobre los que se sostiene esta dieta son los cereales integrales, hortalizas y vegetales y legumbres. A estos productos de ingesta diaria se han de sumar otros como algas, condimentos y aceites vegetales. Junto con las frutas, todos estos deben conformar la base de la dieta.

También estos productos como el pescado, semillas y frutos secos forman parte de ese grupo de alimentos, sin embargo hay que consumirlos de manera ocasional, en torno a una vez a la semana. Asimismo, la carne roja, los huevos y el pollo y los productos lácteos o los derivados, clasificados como alimentos de uso mensual y opcional.

Se complementa toda esta filosofía con los denominados alimentos Yin y Yang, que se corresponde con productos extremos que solo deben ser ingeridos de manera ocasional y en pequeñas cantidades. Muchos de los productos Yin se sitúan en la zona intermedia de la pirámide mientras que los Yang son incluso menos recomendables.

Alimentos Yin son el azúcar, las frutas tropicales, algunos derivados lácteos, el queso fresco… Los Yang son los fritos, los alimentos al horno, la sal cruda, los huecos o los quesos curados. Se habla de alimentos Yin y Yang porque normalmente cuando se ingieren unos se estima conveniente compensar ese consumo con los alimentos contrarios. Este modo de entender la alimentación es también una fórmula para alcanzar el equilibrio.

Los fundamentos de esta filosofía nutricional

Más allá de los alimentos que se ingieren, la dieta macrobiótica está basada en cuestiones como el consumo de cercanía, la estacionalidad, el respeto por el medio ambiente, los condicionantes personales físicos, la evolución biológica como especie y el devenir histórico de cada sociedad.

Esto explica la continua búsqueda de la armonía y el equilibrio de esta filosofía.

Consumiendo productos de cercanía, de temporada, de ganadería extensiva, adaptados a nuestra fisionomía como especie y adecuados para nuestro estado de salud alcanzamos un mejor rendimiento vital y un estado físico y mental más agradable.

En la dieta macrobiótica no existen alimentos vetados, simplemente se ofrecen unos indicadores adaptados a estos principios cuyo objetivo final es el del equilibrio cuerpo-mente y el bienestar.

Cuáles son los beneficios para la salud de la dieta macrobiótica

Iniciarse en esta filosofía nutricional lleva aparejados numerosos beneficios saludables, pero solo es posible acceder a ellos si existe una integración completa entre los alimentos que se ingieren y los fundamentos que desarrolla la dieta.

A nivel físico, un estilo de vida macrobiótico ayuda a mostrarse más enérgico y vitalista. A su vez, el consumo de comida siguiendo estos principios aporta regularidad en las necesidades fisiológicas, sentir menor sensación de acidez, digestiones más cómodas y menor sensación de pesadez.

La dieta macrobiótica es muy eficaz para perder peso, pero no es un estilo de vida que se adquiera de manera rápida en el tiempo. Los hábitos hay que desarrollarlos de manera pausada, pues con ellos se gana en calma, se reducen los episodios de estrés y se genera mayor estabilidad en el estado anímico.

Desde el punto de vista mental, la incorporación de esta filosofía está encaminada a hacer funcionar el cerebro en base a la calidad de los alimentos que se ingieren. Los denominados alimentos macrobióticos son aquellos que favorecen el buen funcionamiento del sistema nervioso y por este motivo aparecen en la base y su consumo ha de ser muy frecuente.

Con esta dieta todas las personas tienen libertad para ingerir los alimentos que deseen, pero poner en práctica un estilo de vida macrobiótico invita a tomar alimentos equilibrados porque son aquellos que ofrecen sensación de armonía, vitalidad y energía.

 

 

 

Fuente: Noticias de la Ciencia y Tecnología, 15 de junio de 2020

https://bit.ly/30GwHJX

2020-06-15 12:17:00

Regresar

Comentarios

No hay comentarios sobre este contenido. ¡Publique el primero!

Déjenos su comentario:

Familia de Anunciantes