DIRECTORIO

DEL SECTOR ALIMENTARIO

Actualidad / Innovación y Nuevas Tecnologías

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA & COVID-19

Por: Fatima Flores - Revista Industria Alimentaria

Estos últimos meses han sido intensos, hemos observado los cambios que se han producido en el entorno. Debido a esta situación se ha logrado identificar necesidades empresariales y de la sociedad en su conjunto, con esta información hemos diseñado diversas iniciativas centradas en garantizar la seguridad de equipos, materiales y personas.

Nuestra capacidad multidisciplinar nos ha permitido abordar áreas bien distintas: la evaluación de los sistemas de desinfección utilizados en la industria, el estudio de la prevalencia del SARSCoV-2 en superficies, el análisis del virus causante de COVID-19 en superficies, aguas y aguas residuales; así como la definición de un protocolo para la descontaminación de mascarillas filtrantes mediante tratamientos térmicos.

¿Cuál es la persistencia real del virus en las superficies?

Se ha hablado de las superficies como vías de contaminación y la supervivencia del virus de hasta 9 días en algunos materiales plásticos; sin embargo, existe cierta controversia al respecto pues no tenemos datos de la prevalencia ni de la capacidad de transmisión hacia las personas.

La OMS indica que no hay pruebas concluyentes de que el SARS-Cov-2 se transmita a través de los objetos; aunque, recomienda la desinfección de las superficies, la investigación sobre la prevalencia y el potencial foco de transmisión. Podemos llegar a pensar que distintas superficies podrían ser vía de transmisión al igual que lo son para otros patógenos.

¿Conoces la eficacia de tus procesos actuales de desinfección y si hay otras superficies o áreas que debes desinfectar?

 El SARS-Cov-2 tiene una envoltura lipídica que es fácilmente atacable por tensioactivos; de ahí que el uso de jabón rompa esta envoltura e inactive el virus. Partiendo de esta premisa, parece que as actuales técnicas de desinfección son efectivas; sin embargo, esta epidemia nos lleva a revisar la eficacia de los procesos actuales de desinfección y replantearnos si hay otras superficies o áreas que deben ser desinfectadas.

Sectores industriales, como el alimentario, disponen de sistemas bastante eficaces; sin embargo, es momento de considerar aquellas superficies que no están en contacto directo con el producto fabricado, pero sí con el personal; como son las zonas de paso y las comunes entre otras.

En cuanto a comprobar la eficacia de los procesos de desinfección, hay cuatro elementos claves que a considerar:

  1. Definir el objetivo de la desinfección. En estos momentos es necesario incluir la necesidad de inactivar el SARS-Cov-2. Esto nos llevará a la selección de la técnica/s de desinfección más adecuadas.
  2. Establecer los parámetros de aplicación de la tecnología/s seleccionada.
  3. Asegurar la accesibilidad de los microorganismos. No deben existir restos en las superficies a desinfectar, ya que pueden proteger y/u ocultar a los microorganismos, objetivos de la desinfección. Por ello es necesario disponer procesos de limpiezas previas y de equipos e instalaciones diseñadas higiénicamente.
  4. Comprobar la eficacia del proceso de desinfección en condiciones de uso.

La comercialización y el uso de los desinfectantes químicos, está regulada en Europa. Entre los biocidas se encuentra el Ozono, el cual está en proceso de evaluación por la autoridad competente y todavía no está validada su eficacia. Es importante remarcar que incluye el uso en superficies, pero no en personas.

El ozono se puede generar in situ y no genera residuos. Se trata de un producto químico con alto poder oxidante y con interacción con los materiales; por lo tanto, es necesario considerar el posible deterioro que puede llegar a causar.

Seguir las cuatro etapas para evaluar la eficacia de los procesos actuales y considerar nuevas superficies de contacto, contribuye a la seguridad de la producción industrial.

Nuevas Estrategias de seguridad en la industria de alimentos y bebidas

Las empresas de alimentos y bebidas, enfrentan desafíos para proteger su información y sus operaciones; por lo cual, deben contar con un plan de ciberseguridad.

Ahora que la pandemia por COVID-19 cambió las reglas del juego para todos, alrededor del mundo, y que ha puesto a prueba las cadenas de suministro; la fabricación inteligente ha demostrado sus ventajas para enfrentar la emergencia, pero eso lleva riesgos de seguridad de datos y operaciones.

“Muchas de las compañías no tienen el conocimiento de cuáles son sus riesgos actuales y por dónde deberían empezar a implementar proyectos de integración y de ciberseguridad”, asegura Marcelo Sereno, gerente de Industria de Consumo para Latinoamérica de Rockwell Automation.

Por ello se ha identificado tres estrategias, que los fabricantes de alimentos y bebidas deben atender para enfrentar los desafíos que implica la conectividad en sus operaciones:

  • La higiene cibernética: Es necesario comenzar con un inventario en profundidad de los activos conectados en la planta, crear programas que encaren las vulnerabilidades y emplear mecanismos para el respaldo y la recuperación de todos los activos críticos.
  • La estrategia de defensa en profundidad: Las organizaciones deben desarrollar su seguridad partiendo de la idea de que cualquier punto individual de protección, probablemente, podrá ser neutralizado por los atacantes; por ello, una estrategia de defensa en profundidad crea varias capas de protección mediante barreras físicas, electrónicas y procedimentales para brindar una mayor seguridad.
  • La planificación frente al ciclo continuo de los ataques: En un panorama tan complejo y cambiante en cuanto a amenazas, la vigilancia constante es fundamental. Por este motivo, las organizaciones deben contar con sistemas que monitoreen y detecten todo comportamiento de la red para poder reaccionar, ajustar el sistema e impedir las posibles amenazas de los autores.

La conectividad continua y los dispositivos inteligentes: son los catalizadores de la fabricación inteligente, pero pueden ser una puerta de entrada a nuevas amenazas de seguridad.

Las ventajas de la fabricación inteligente son innumerables, pero tienen un precio y por ello es necesario un enfoque más global sobre seguridad. Según datos de Forrester, agencia de investigación de mercado, entre 60% y 73% de todos los datos dentro de una empresa no se utilizan para el análisis, lo que afirma la necesidad de contar con políticas para la gestión y protección del sector productivo.

Hoy en día en tiempos de COVID - 19, las soluciones de ciberseguridad han habilitado de manera eficiente la alta disponibilidad de datos y la capacidad de un acceso remoto para esta industria durante la situación de confinamiento, permitiendo cubrir las necesidades de sus consumidores.

Nuevas herramientas: Una tela capaz de eliminar el nuevo coronavirus por contacto

Investigadores del Programa Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo, desarrollaron una tela con micropartículas de plata en su superficie que mostró capacidad para inactivar el coronavirus SARSCoV-2. En pruebas de laboratorio, el material fue capaz de eliminar el 99,9% de la cantidad del virus tras dos minutos de contacto.

Esta tela está compuesta por una mezcla de poliéster y algodón (polycotton) y contiene dos tipos de micropartículas de plata impregnadas en su superficie mediante de un proceso de inmersión, seguido de secado y fijación, denominado pad-dry-cure.

“Esta tela fue el primer resultado de la aplicación de las micropartículas de plata para inactivar el nuevo coronavirus. Pero pronto tendremos varios otros”, afirmó Pagotto Simões.

Fuente:

Ainia, 23/07/2020

2020-07-27 19:11:00

Regresar

Comentarios

No hay comentarios sobre este contenido. ¡Publique el primero!

Déjenos su comentario:

Familia de Anunciantes