DIRECTORIO

DEL SECTOR ALIMENTARIO

Maquinaria, Equipos & Ingeniería

¿Cómo mejorar la calidad del aire en la industria alimentaria?

Por: Construnario

En la industria alimentaria existe una normativa muy estricta que rige las condiciones de manipulación y procesado de productos que se destinarán al consumo humano. Estos requisitos incluyen controles de temperatura, humedad y de presencia de partículas en el aire que pueden afectar a la calidad de los productos elabora

Depuración del aire en la industria alimentaria

Las instalaciones de producción de alimentos requieren en ocasiones de complejos mecanismos de producción, manipulación por parte de los operarios y otros procesos que requieren una condición higiénica y de desinfección muy meticulosas.

En este contexto controlar la calidad del aire en las zonas de producción, especialmente en lo relativo a la temperatura y la humedad del ambiente es un requisito indispensable. Un elevado grado de humedad podría provocar condensación sobre las superficies y fomentar la aparición de moho, deterioro en las instalaciones y maquinaria además de la proliferación de bacterias contaminantes.

Todos estos factores deben ser gestionados a través de la calidad del aire interior de las instalaciones que se mantenga estable en todos los sectores (almacenamiento, envasado…) para preservar la seguridad y calidad de los productos.

Esto se consigue mediante un proceso de filtrado del aire que requiere un análisis previo de los sistemas de ventilación existentes y de los posibles peligros que albergan. Una vez realizado el estudio técnico de los riesgos de contaminación se han de establecer las zonas de riesgo potencial de cada área de producción así como definir la pureza necesaria en cada ambiente.

Filtros de aire para mejorar la calidad del aire en industrias alimentarias

En el momento de decidirse por un sistema de filtrado de aire para mejorar la calidad del aire en la industria alimentaria es necesario tener en cuenta que deben instalarse de manera que los sistemas de aire acondicionado y ventilación se mantengan libres de contaminantes en suspensión y mantengan en todo momento las condiciones de higiene intactas.

Es conveniente tener en cuenta los filtros necesarios para mantener la pureza del aire intacta diferenciando entre polvo, aerosoles o componentes gaseosos para los que será necesario utilizar filtros de fase gaseosa. En caso de que la concentración de polvo sea elevada se emplearán sistemas de extracción de polvo con filtros lavables, por motivos técnicos y económicos.

Además, para garantizar la calidad del aire es recomendable utilizar siempre filtros de máxima pureza, como los EPA, HEPA y ULPA homologados conforme a las certificaciones oficiales: ISO 29463, DIN EN 779 (para partículas gruesas G3 y G4) y DIN EN 1822 (para partículas finas desde M5 a F9).

Mejorar la calidad del aire en la industria alimentaria

  1. Hacer circular el aire

Una adecuada circulación del aire puede eliminar la mayor parte de los problemas de calidad del aire en una industria. En el contexto de la alimentación, suelen emplearse ventiladores industriales HVLS que permiten mover grandes cantidades de aire a bajas revoluciones y optimizan la energía consumida.

Este tipo de ventiladores ubicados en el techo proporcionan un flujo de aire continuo, que junto con sistemas HVAC (siglas en inglés que corresponden a calefacción, ventilación y aire acondicionado) se constituyen como herramientas fundamentales para regular factores como la temperatura y la humedad de las instalaciones eliminando sustancias tóxicas en suspensión y evitando la acumulación de polvo.

  1. Gestionar la humedad y la condensación.

Como ya hemos mencionado anteriormente, la humedad es ese gran enemigo a batir en las industrias alimentarias. Los continuos procesos de lavado así como la presencia de productos que pueden incorporar un mayor grado de humedad al ambiente hacen que controlar este factor no sea tarea sencilla.

Por otro lado, la condensación puede acarrear problemas de seguridad provocando resbalones y accidentes entre los operarios al acumularse en el suelo o entre dos ambientes con temperaturas controladas pero diferentes entre sí.

Para solucionar esta cuestión, los ventiladores industriales HVLS vuelven a ser la solución. Sus grandes dimensiones permiten hacer circular una mayor cantidad de aire en el entorno de trabajo, lo que mejora la evaporación de posibles puntos de condensación contribuyendo de esta manera a mejorar la calidad del aire en industrias alimentarias que sufran de este problema.

  1. Regular la temperatura

Normalmente las industrias alimentarias requieren de ambientes fríos para la fabricación de alimentos destinados al consumo humano. Estas temperaturas deben ser estables para así preservar la calidad y seguridad del producto

Cuando se trata de estancias pequeñas, conseguir mantener unos niveles de temperatura estable no requiere mucho esfuerzo, pero la cosa cambia mucho cuando ampliamos las zonas de trabajo (grandes áreas de envasado, almacenes para productos en frío de gran extensión…)

Estas situaciones requieren, por tanto, sistemas HVAC que se encarguen de refrigerar la estancia que deberían ser empleados con ventiladores HVLS que permitan generar corrientes de aire que distribuyan adecuadamente el frío por toda la estancia, evitando que el aire caliente ascienda y la temperatura se mantenga uniforme por todo el ambiente.

La gestión de la calidad del aire en industrias es un elemento clave para mejorar las condiciones de trabajo, asegurando el confort de los empleados y en muchos sectores necesaria para la adecuada gestión de la producción.

Fuente: Construnario

2020-09-11 18:15:59

Regresar

Comentarios

Comentado por QGHeBIdmpAu el 13/09/2020:

EFRKHUzISAhos

Comentado por BitnmdaEzyjL el 13/09/2020:

cBVAxJOSD

Déjenos su comentario:

Familia de Anunciantes