DIRECTORIO

DEL SECTOR ALIMENTARIO

Actualidad / Avícola / Calidad y Seguridad

Clasificación de los huevos no incubables de las reproductoras

Por: Juan Carlos Abad  – Cobb España S.A.

Autor: Juan Carlos Abad  – Cobb España S.A.

La clasificación de los huevos incubables nos ayuda a identificar problemas o posibles faltas de eficacia en las granjas de reproductoras, además los resultados de una planta de incubación dependen en gran medida de la calidad de los huevos incubables que reciben, por eso definir y clasificar estos huevos puede ayudarnos a mejorar los resultados de la incubadora.

 

Porcentaje de huevos incubables

La manera más frecuente de llevar a cabo la clasificación de los huevos de las reproductoras es el porcentaje de huevos incubables respecto al total de huevos, siendo el primer paso para saber si tenemos un aprovechamiento correcto, que dependerá de:

  • Equipamiento
  • Condiciones de manejo de la granja de reproductoras
  • Estirpe genética

 

Clasificación de huevos no incubables

  • Huevos de doble yema
  • Huevos deformes
  • Huevos rotos
  • Huevos muy sucios
  • Huevos pequeños

Los valores objetivos de los incubables están entre el 94% y el 97% y cuando no se alcanzan estos valores es necesario hacer una buena clasificación de los huevos no incubables para identificar las posibles causas de esta falta de aprovechamiento

 

Huevos de doble yema

Los huevos de doble yema o huevos dobles pueden suponer importantes pérdidas económicas debido a que no se pueden obtener pollitos después de ser incubados. Los huevos dobles en lotes de reproductoras pesadas son considerados normales, pero siempre dentro de unos límites.

  • Se considera normal no sobrepasar el 3,5% de huevos de doble yema en semanas cercanas al pico de puesta.
  • Una vez alcanzado el pico máximo de huevos de doble yema, el porcentaje deberá ir descendiendo progresivamente hasta estabilizarse en valores inferiores al 0,2% a partir de las 37 semanas de vida.

 

Factores que favorecen la aparición de huevos de doble yema

  • Exceso de proteína desde las últimas semanas de recría hasta la aparición de los primeros huevos.
  • Subidas fuertes de pienso –normalmente superiores a 4 gramos/semana– desde la fotoestimulación hasta el inicio de la puesta.
  • Programas de luz muy agresivos aplicados a lotes con sobrepeso en el momento de ser fotoestimulados.

Huevos deformes

En la clasificación de huevos deformados incluimos los huevos redondos y elongados, los aplastados por una de sus caras y cáscaras con surcos y rugosas.

Es muy difícil obtener pollitos viables de huevos deformes, principalmente porque:

  • La cámara de aire es inapropiada para realizar una respiración correcta
  • El espacio para que el embrión se desarrolle es insuficiente.

El porcentaje de huevos deformados aumenta desde el inicio hasta el pico de puesta, con un máximo del 0,8%. A partir del pico de puesta, el número de huevos deformados es inferior al 0,2%. La variabilidad respecto al porcentaje de huevos deformados, en muchos casos, no tiene relación con las condiciones ambientales, de manejo o nutricionales de las aves, si no que depende del criterio de la persona que recolecte los huevos.

 

Factores que favorecen la aparición de huevos deformados

  • Huevos elongados y redondos:Suelen aparecen a inicios de puesta, como consecuencia de las primeras ovulaciones y calcificaciones irregulares. Variabilidad individual de las aves.
  • Huevos con fisuras o engrosamientos centrales de la cáscara: Aparecen tras la rotura del huevo en el interior del oviducto durante la calcificación. Esta rotura se vuelve a calcificar pero con menor calidad de cáscara. El estrés de las aves durante la calcificación del huevo puede provocar esta rotura.

 

  • Huevos aplastados por una de sus caras:Son consecuencia de dos ovulaciones consecutivas. Cada uno de los huevos permanece junto al otro en el oviducto en el momento de la calcificación, lo que tienen como consecuencia una mayor deformación y fragilidad de la cáscara del lado aplanado.
  • Huevos con cáscaras rugosas:Suelen aparecer después de procesos patológicos como Bronquitis infecciosa, Micoplasmosis o Laringotraqueítis. Los huevos con cáscaras rugosas también son consecuencia de alteraciones en el oviducto o nutricionales que conllevan a malas calcificaciones no relacionadas con problemas infecciosos.

Huevos rotos

Una de las principales causas de descarte de huevos incubables son los huevos rotos. Aunque el objetivo es tener ≤ 0,5% de huevos rotos, en algunos casos se puede llegar tener hasta el 5%. Si bien las gallinas reproductoras jóvenes suelen tener alrededor del 0,2% de huevos rotos, con la edad, aumenta el tamaño del huevo y disminuye la absorción intestinal, empeorando la calidad de la cáscara y favoreciendo de manera natural el aumento de roturas, superando en algunos casos el 0,5% diario.

 

Factores con mayor influencia en la rotura de huevos

Sin tener en cuenta problemas patológicos:

  • La calidad de cáscara
  • El manejo del ponedero y sistema de recogida
  • El tamaño del huevo
  • El estado de confort de las gallinas

Huevos muy sucios

Junto con los huevos rotos, los huevos sucios son la principal causa de descarte de huevos. El porcentaje objetivo está entre el 1 y el 2% pero este porcentaje puede llegar a ser mucho más alto.

  • Cuando el porcentaje es bajo se deben rechazar ya que la carga microbiana es alta y compromete la calidad microbiana del pollito de un día.
  • Cuando el porcentaje de huevos en el suelo es muy alto y sea necesario utilizarlos, solo se deben coger los más limpios sin restos de materia orgánica.
  • Los huevos de suelo nunca pueden clasificarse como huevos limpios, incluso aunque la apariencia sea de un huevo limpio. Debemos clasificarlos como huevos pseudolimpios y manejarlos aparte.

Huevos pequeños

El porcentaje de huevos pequeños debe estar alrededor del 1% aunque puede variar entre un 0,6 y un 2%, dependiendo del peso mínimo que determine la sala de incubación. El tamaño mínimo de los huevos es de 50 gramos, pero podría variar entre 48 y 52 gramos en función de las necesidades de la incubadora y las condiciones de las granjas de alojamiento. El tamaño del huevo incubable es el principal factor que afecta al tamaño del pollito, que es normalmente un 66-68% del peso del huevo incubable al nacimiento.

 

 

Fuente: avicultura.info/

2020-01-10 10:15:00

Regresar

Comentarios

No hay comentarios sobre este contenido. ¡Publique el primero!

Déjenos su comentario:

Familia de Anunciantes