Fitch Rating: Economía peruana se mantiene estable

ppk

 

 

Fitch Rating, una de las más grandes calificadoras de riesgo a nivel mundial, emitió un comunicado el día 21 de marzo tras la crisis política ocurrida en nuestro país. A pesar de la renuncia del presidente Kuczynski, Perú sigue calificado como BBB+, es decir mantiene una economía ESTABLE. Debido al manejo macroeconómica que va más allá de la día a día político se ha permitido mantener la estabilidad.

A continuación el comunicado de FITCH:

 

FACTORES CLAVE DE LA CALIFICACIÓN

Las calificaciones crediticias de Perú reflejan sus sólidos balances públicos y externos y sus macropolíticas creíbles y consistentes, que han arraigado la estabilidad macroeconómica y financiera. Estas fortalezas equilibran las vulnerabilidades de la alta dependencia de los productos básicos de Perú.

Fitch espera continuidad de la política macroeconómica frente a un contexto político incierto. El presidente Pedro Pablo Kuczynski enfrenta una segunda votación de destitución relacionada con amplias investigaciones de corrupción de Odebrecht, que afectan a la mayoría de los partidos políticos, tres meses después de que sobrevivió por poco a un voto político en diciembre de 2017.

Los desafíos de gobernabilidad siguen siendo un riesgo hasta el año 2021, lo que refleja la falta de mayoría parlamentaria del partido en el Congreso y las investigaciones de corrupción en curso. Perú tiene un sólido marco de política macroeconómica y fiscal. Sin embargo, la prolongada incertidumbre política podría reducir las perspectivas de inversión y crecimiento económico.

Mientras que el crecimiento se ha recuperado, el desempeño del crecimiento económico está convergiendo con la mediana de ‘BBB’: el crecimiento promedio trienal del país se desaceleró a 3.3% contra 2.8% para la mediana para 2015-2017. Se espera que la inversión minera y la inversión pública para la reconstrucción de inundaciones y los Juegos Panamericanos impulsen un crecimiento económico de 3.5% en 2018. Los grandes proyectos de infraestructura demorados debido al proceso de resolución legal de reclamos por corrupción o retrasos administrativos podrían comenzar a fines de 2018-2020.