Ley 30021: Desafíos y oportunidades

FIG 1Experiencia chilena en la ley de etiquetado de alimentos con advertencias nutricionales

Situación mundial

Las enfermedades crónicas no transmisibles representan la principal causa de muerte en el mundo entero, siendo responsables de 38 millones de las defunciones registradas en 2012. Esta epidemia se asocia, principalmente, al tabaquismo, al consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo y cambios en el patrón alimentario, caracterizado por el consumo de dietas con un elevado contenido de azúcar y grasas saturadas, propio de los alimentos procesados y bebidas azucaradas, sumado a una escasa ingesta de frutas y hortalizas.

Según cifras de la OMS, la obesidad afecta a 140 millones de personas en América Latina, representando un 23% de la población total de la región.

Frente a esta problemática, los gobiernos se han visto forzados a tomar acciones para poner freno a esta amenaza en la salud pública, y es así como surgen los impuestos para las bebidas azucaradas y otras medidas sobre el etiquetado de los alimentos, como es el caso de Chile con la Ley 20606, Ecuador con la Ley de Alimentos Procesados y Perú con la Ley 30021.

Cuando restan pocos meses para entrar en vigencia la Ley 30021, enfocada en la Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes en Perú, a continuación se presenta el caso chileno como experiencia y a manera de ejemplificación.

Caso de la ley del etiquetado chileno

En Chile, desde junio de 2016 se puso en vigencia la Ley de Etiquetado 20606 con sus sellos “Altos en”, cuando los alimentos envasados superen los niveles de azúcar, sodio, grasas saturadas y calorías.

A diferencia de Perú, esta ley considera las calorías dentro de sus sellos negros, la cual se está implementando en tres etapas, que finalizará el 2019.

La entrada en vigencia de esta Ley de Etiquetado de Alimentos en Chile obligó a la industria a reformular sus productos dada la presión de los supermercados y consumidores. De acuerdo con los datos proporcionados por la Asociación de Alimentos y Bebidas de Chile, alrededor de 1550 productos cambiaron sus fórmulas para ajustarse a los límites de la primera etapa de la ley, lo que equivale a un 20% de los productos.

FIG 1Gráfica 1. Variación en ventas de categorías con sellos (Fuente: Adimark).

¿Habrán modificado los chilenos su comportamiento de compras? Según un estudio realizado por GfK Adimark a un año de la ley, se observó que poco más de un tercio de los chilenos (36,5%) admitió haber modificado sus preferencias alimenticias y el consumo de alimentos basado en los sellos de “Alto en”.

En términos de ventas, Kantar World Panel, muestra que los productos etiquetados con sellos cayeron un 3,6% durante el tercer trimestre de 2016 comparado con el mismo trimestre año anterior, cuando la ley aún no estaba en vigencia.

AVISO SONUTRA BLUMOS-01

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *