SEGURIDAD ALIMENTARIA: ORGANIZACIÓN Y CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Seguridad AlimentariaUna buena conservación de los alimentados ayuda a evitar problemas que a veces, pueden derivar, en intoxicaciones alimentarias en el hogar como consecuencia de una mala conservación de los alimentos, según la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). Para evitarlo, es fundamental interiorizar con unas sencillas prácticas, que aplicadas de manera metódica, aumentan las medidas de seguridad alimentaria en casa: empezando por realizar una compra responsable y organizar de manera adecuada los alimentos, tanto dentro como fuera de la nevera.

El primer paso para que los productos que adquirimos lleguen en buen estado al hogar es empezar la compra por los productos no perecederos y terminarla por los productos frescos y congelados. De este modo, reduciremos al mínimo su tiempo a altas temperaturas, evitando la proliferación de organismos. «Una vez en casa, debemos guardar los alimentos de manera adecuada para conservar su aroma, sabor, aspecto y nutrientes. Colocarlos según sus necesidades de conservación es esencial para su preservación», asegura Francisco Jiménez Colmenero, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN-CISC). «Es fundamental prestar atención al etiquetado y a los soportes informativos presentes en los alimentos para garantizar una óptima conservación», señala el experto.

Tal como indica Francisco Jiménez, «en la nevera, es importante ubicar los alimentos según las distintas temperaturas interiores del frigorífico, evitando posibles contaminaciones cruzadas». Así, en los estantes superiores, se deben colocar los alimentos ya cocinados o recipientes con conservas sin acabar; en el centro, los productos lácteos, los huevos y los embutidos; y en el inferior, los alimentos crudos y perecederos además de los productos de descongelación. «Por su parte, el lugar ideal para las frutas y hortalizas en el frigorífico son los cajones mientras que las bebidas, leche, mantequilla y/o margarina, mermeladas o salsas deben colocarse en las vitrinas interiores de la puerta», como recomienda el especialista.

Los expertos coinciden en que la temperatura óptima de este debe ser de -18°C, así como extremar su limpieza, evitando el hielo y la escarcha. También inciden en la necesidad de mantener una separación entre los alimentos para no acelerar su deterioro y evitar guardarlos cuando aún están muy calientes.

El experto insiste en que una vez que abrimos un producto, es necesario retirarlo del envase original y trasladarlo a un recipiente hermético para conservarlo. «Los tuppers y botes de cristal herméticos con tapa son ideales para guardar alimentos en la despensa y para conservar en la nevera líquidos sobrantes», recomienda Francisco Jiménez. El envasado al vacío, por ejemplo, favorece que los alimentos se mantengan un largo periodo de tiempo sin alterar sus características nutritivas, mientras que el film transparente puede servir para protegerlos de la humedad y los olores.

Fuente: abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *