¿QUÉ SIGNIFICA LA LETRA “E” EN LAS ETIQUETAS DE LOS ALIMENTOS?

aditivos--575x323 (1)

Las tendencias de mercadeo confirman cada vez más el interés del consumidor por encontrar productos con mensajes claros y directos en el etiquetado, espacio que al ser utilizado eficientemente puede inclinar la decisión de compra de determinada marca.

Este espacio de información al consumidor también es utilizado para enlistar los aditivos alimentarios empleados que permiten mejorar las características organolépticas de los diferentes productos alimentarios. Sin embargo, la dificultad para comprenderlos puede disuadir a los potenciales clientes de finalizar el proceso de compra.

Al respecto, muchas dudas giran en torno a la letra E y los números que le siguen y que aparecen consignados en los empaques de alimentos industrializados. La famosa letra E es la representación de un aditivo que ha sido aprobado por la Unión Europea, es decir, que ha sido evaluado como seguro para su posterior aplicación en la Industria.

Por su parte, los números no son más que la clasificación de los distintos tipos de aditivos según la función que desempeñan en el alimento.

*Colorantes: (E-1XX). Son los aditivos responsables de devolver el color original al alimento que ha podido perderse durante su procesado.

*Conservantes: (E-2XX). Son los responsables de evitar el crecimiento de patógenos y alargar así la vida útil del alimento.

*Antioxidantes: (E-3XX). Impiden la oxidación de las grasas una vez abierto el envase del alimento.

*Espesantes, gelificantes, emulsionantes y estabilizadores: (E-4XX, E-12XX y E-14XX) hacen referencia a sus nombres y favorecen además la retención de agua.

*Acidulantes: son los responsables de acidificar el alimento con el fin de evitar el crecimiento de hongos y bacterias.

*Edulcorantes y potenciadores del sabor: (E-420, E-9XX, E-620, E-635) tienen la función de realzar el sabor de los alimentos y son los que conllevan más discusión.

Actualmente, los aditivos alimentarios se regulan de forma estricta y son sometidos periódicamente a revisiones para asegurar su inocuidad y/o seguridad.

Fuente: Codex Alimentarius

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *